Logo de la Clínica del Doctor Cidón Madrigal
Clínica del Doctor Cidón Madrigal
Consultas en Madrid y Salamanca. Pº San Francisco de Sales, 4-2º 28003 Madrid
Pida consulta llamando al:
91  544  00  00
Contacto
Envíenos su consulta
Centro médico acreditado

Archivos de Doctor Cidón para la temática de Alimentación

Beneficios del agua ozonizada

Categoría: Alergias , Alimentación , Biorresonancia , Medicina biológica , Ozonoterapia , Tratamientos
7 Diciembre, 2008 – 1 Comentario »


La importancia que el agua tiene para la vida la conoce el hombre desde sus orígenes, por eso, el ser humano siempre ha tenido la preocupación de encontrarse cerca de ella. El agua es un medicamento infalible, pues sometido a diferentes procedimientos como la oxigenación, cromatización, polarización, ozonización,… permite una amplia variedad de posibilidades terapéuticas.

Todas las funciones del cuerpo dependen del flujo de agua, por lo que su déficit puede desembocar en la aparición de numerosas enfermedades, las cuales se pueden curar si se le da al cuerpo la cantidad de agua que necesita.

El cuerpo del ser humano necesita para su correcto funcionamiento al menos 2 litros de agua al día, los cuales no deben ser sustituidos por otros líquidos como el té, el café, alcohol,…pues aunque contienen también agua, llevan en su composición agentes deshidratantes que acaban eliminando la reserva de agua del cuerpo porque tienen acción diurética.

De todas las posibilidades terapéuticas que el agua ofrece, la ozonización, puede ser una de las más completas.

El ozono es un gas que se obtiene a partir del oxígeno cuando se le aplica un voltaje elevado, debido al cual, la molécula de O2 se transforma en O3 (ozono). Este ozono cuando se disuelve en agua da lugar al agua ozonizada, la cual asume diferentes propiedades curativas en función de la proporción de ozono que contenga.

Tratamientos con agua ozonizada

El agua ozonizada es muy utilizada actualmente para una gran variedad de tratamientos:

  • Infecciones bacterianas y virales de cualquier naturaleza y gravedad. Es muy común, por ejemplo, utilizarla para tratar infecciones dentales.
  • Purifica el agua, pues le quita el olor, el sabor y el color desagradable que pudiera tener.
  • Desinfección del agua de bacterias patógenas, virus y cualquier microorganismo que no reacciona ante el cloro.
  • Diabetes, hernias discales, artritis, alergias, asma, herpes,…
  • Todas aquellas enfermedades que provocan falta de oxígeno en los tejidos: cardiovasculares, úlceras, venas varicosas,…

Estos son solo algunos ejemplos de tratamientos, de los muchos que hay, que demuestran los beneficios que el uso del agua ozonizada aporta a la salud.

Dietas

Categoría: Adelgazamiento , Alimentación , Medicina biológica , Tratamientos
7 Diciembre, 2008 .

Aunque adelgazar hay que entenderlo como un proceso, que si se realiza correctamente, es realmente positivo y que puede cambiar para mejor la vida de quien se pone a ello, para la mayoría de las personas supone un verdadero sacrificio y a veces un peligro grave para la salud.

Las ganas por perder kilos hace que muchas personas sigan dietas que prometen un gran éxito en muy poco tiempo, y que no mencionan los inconvenientes que provoca adoptar esos hábitos durante un tiempo prolongado.

Se trata de dietas hipocalóricas principalmente, aunque también las hay disociadas, monotónas (desengrasantes) o cetogénicas.

Con ellas se priva al organismo de nutrientes esenciales para el funcionamiento del mismo, consiguiendo la pérdida de agua, masa ósea, muscular y muy poca grasa, con lo que a la larga son totalmente ineficaces.

Dietas cetogénicas

Se caracterizan por consumir muchas proteínas y grasas y pocos hidratos de carbono. El no tomar hidratos de carbono genera la producción en grandes cantidades de acetona, la cual produce náuseas, vómitos y falta de apetito. Esta inapetencia es la que provoca perder peso. La acetona además provoca mal aliento.

Con este tipo de dietas se pierde la misma cantidad de grasa que con una hipocalórica normal. Provoca el aumento del colesterol y el ácido úrico, disminuye el contenido de fibra lo cual produce estreñimiento. Disminuye también el de agua, magnesio, potasio, calcio, y no se aporta vitamina B, C y E.

Dietas disociadas

Es la que más adeptos tiene porque con ella no es necesario estar pendiente de la cantidad de alimento que se puede tomar. La base de estas dietas es no mezclar proteínas con carbohidratos, ya que tanto uno como otro deben metabolizarse en diferentes medios: las proteínas en medio ácido y los carbohidratos en uno alcalino. La dieta funciona porque es hipocalórica, ya que se limita el consumo de grasas, azúcar, dulces, pan, frutos secos,…

Dietas monotónas

También llamadas desengrasantes. Son dietas muy repetitivas que aportan pocos nutrientes, por lo que no es conveniente que se sigan durante mucho tiempo. Son dietas hipocalóricas también, que suprimen las proteínas y en la que predominan los hidratos de carbono de las frutas y las verduras. Con estas dietas se pierde agua y proteínas. Pueden utilizarse para desintoxicar el organismo, pero no es recomendable utilizarlas durante más de 3 o 4 días.

Aditivos alimentarios

Categoría: Adelgazamiento , Alergias , Alimentación , Medicina biológica
7 Diciembre, 2008 .
Los aditivos son sustancias que se añaden a los alimentos con la finalidad de aumentar su conservación, mejorar su aspecto y potenciar su color o su sabor. Aunque muchas veces esto puede resultar favorable, en la mayoría de los casos tan solo sirve para convertir un alimento de baja calidad en un producto que tenga buena pinta y pueda resultar más apetecible. La mayoría de los alimentos que consumimos tienen en su composición una gran cantidad de aditivos. No hay más que mirar la etiqueta que aparece en ellos para observarlo. Aunque las leyes en cuanto al etiquetado de los alimentos varía de unos países a otros, en todos es obligatorio que detallen el uso de estos aditivos. Éstos, a veces, aparecen en las etiquetas especificados con su nombre y otras con un número. Las autoridades sanitarias someten a un control muy exhaustivo a los aditivos, de tal manera que se asegure la inocuidad de los mismos. Esta inocuidad está relacionada más con la cantidad máxima de estas sustancias que se pueden utilizar en los alimentos, que a la propia naturaleza del producto.Este control actualmente es básico, ya que cada vez se añaden a los alimentos más aditivos y en mayor concentración, lo cual llega a provocar en algunas personas síntomas como dolores de cabeza o alergias. Como el tema de los aditivos preocupa cada vez más a la gente, y además existen más alergias alimentarias empiezan a aparecer en el mercado una mayor cantidad de productos que no llevan ningún tipo de aditivo en su composición y que se añaden a los que por ley no pueden llevar ninguno (leche, arroz, cereales, aceite vegetal virgen, agua mineral y de manantial, legumbres, café en polvo,…) Estos aditivos alimentarios pueden ser de varios tipos en función de su origen: naturales (de fuentes minerales, vegetales, animales) o artificiales. Aunque pueda parecer que los de origen natural son más inocuos que los artificiales no tiene porqué ocurrir siempre así. De hecho, existe una lista de aditivos “seguros” que se utilizan para alimentos, tanto de origen natural como artificial, que ha ido variando desde que se empezó a controlar la seguridad de los mismos. Es una lista que está en continuo cambio pues como todavía no está del todo demostrada la inocuidad de los aditivos en general, las autoridades encargadas de su control siguen pidiendo a los consumidores que avisen de cualquier reacción negativa que pueda darse con el consumo de productos con aditivos, para estudiarlos e incluirlos o excluirlos de la misma.  

El peligro de las carnes

Categoría: Adelgazamiento , Alergias , Alimentación , Medicina biológica , Tratamientos
7 Diciembre, 2008 .
Las carnes son uno de los productos constituyentes de la alimentación del ser humano que más controversia genera entre gran parte del público especializado (nutricionistas, dietistas,…) y no especializado. El abuso en el consumo de las carnes, especialmente las rojas, puede llegar a provocar problemas graves para la salud, debido a que a través de ellas se ingieren sustancias que en un contenido elevado pueden ser nocivas para el cuerpo y alterar su correcto comportamiento. Sustancias que en cantidades moderadas sería beneficiosas se convierten en un gran peligro para aquellos individuos que no pueden evitar comer carne en exceso. El caso más conocido es el colesterol, que regula algunas funciones en el organismo a nivel celular, pero que en cantidades elevadas provoca una subida de la tensión arterial (hipertensión), así como paros cardíacos o acumulaciones de grasa que pueden llegar a taponar las venas. El ácido úrico, que de forma positiva favorece la movilidad y el desplazamiento del cuerpo es otro ejemplo, pues puede generar dolor que incapacite e incluso producir gota debido a que este producto se concentra en las articulaciones y terminan por inflamarse. También la forma en la que las carnes se preparan aumenta los factores de riesgo: cocer y dorar al fuego de forma directa (ya sea en carbón o leña) puede producir productos cancerígenos que provocan tumores en el intestino grueso, delgado y estómago. Todo esto unido a que, normalmente, el asiduo de las carnes práctica otra serie de conductas nocivas para la salud, como la toma de alcohol, tabaco, falta de ejercicio o una escasa diversidad de alimentos en su dieta, hacen que se convierta en una bomba de relojería. Aunque el consumo de carnes, cuando es excesiva, es mala, no es recomendable erradicar del todo su consumo porque aporta nutrientes esenciales para el cuerpo: vitamina B12 (que previene la anemia y favorece la formación de la hemoglobina), proteínas (aportan aminoácidos básicos para la formación de los músculos, piel, sangre y órganos) y minerales como el Zn, Ca y Fe. Una alimentación saludable, por tanto, debe contener una gran variedad de nutrientes diferentes, entre ellos la carne, que pueda proporcionar al organismo humano todas las sustancias nutritivas que necesita. Cualquier problema o duda sobre la alimentación correcta a seguir, en cuanto a los alimentos básicos que deban estar presentes así como las cantidades en las que éstos deben ser tomados, debe ser aclarada por un médico nutricionista.

¿Alimentos funcionales?

Categoría: Adelgazamiento , Alimentación , Medicina biológica
7 Diciembre, 2008 .
El término de alimento funcional aplicado a todos los alimentos, aunque no es incorrecto, sí que puede llevar a confusión en el consumidor. Todos los alimentos son funcionales, pues todos cumplen una función determinada, sin embargo el término alimento funcional como tal debe quedar reservado solamente para ciertos alimentos a los que se les añade un determinado nutriente, componente o sustancia que produce en el organismo un efecto positivo para la salud distinto o complementario al que el alimento en sí produce. Aunque en los tiempos en los que vivimos, son muchos los alimentos que aparecen en el mercado con el calificativo de funcional, éstos han existido siempre pues estas sustancias o ingredientes funcionales se encuentran presentes también en los alimentos tradicionales, por lo que si la dieta que se está llevando a cabo es equilibrada no es necesario tomar estos productos que surgen ahora como una novedad. Para que la función de estos alimentos sea eficaz es necesario ser consumidos diariamente, de forma continuada y en cantidad suficiente. Estos tres requisitos son muy difíciles de seguir en la vida actual, pues la variedad de alimentos que existe es tan amplia que es prácticamente imposible mantener una alimentación basada en los mismos tipos de alimentos, tomados de forma periódica. Aunque estos alimentos no curan enfermedades, sí que aportan enormes beneficios para la salud, pues reducen los riesgos que ciertas condiciones provocan sobre la misma. Entre los componentes funcionales más frecuentes encontramos los “ácidos grasos omega 3”, presentes en las margarinas y las leches, el calcio que aparece en un elevado contenido en las leches extras en calcio o, los alimentos probióticos a los que se les añade bifidobacterias y lactobacillus, los cuales eliminan los gérmenes patógenos del intestino, manteniendo la buena salud del mismo. En cualquiera de estos casos, hay que tener cuidado con los productos que incluimos en nuestra alimentación pues aunque muchos vienen etiquetados como funcionales y con grandes beneficios para la salud, muchas veces no reúnen tales características, por eso, son necesarias exhaustivas investigaciones científicas que pongan de manifiesto las propiedades saludables de estos elementos.

Dietas milagro

Categoría: Adelgazamiento , Alimentación , Balon Intragástrico , Tratamientos
17 Octubre, 2008 .
Son muchas las dietas de este tipo que podemos encontrar en revistas, programas de televisión, internet, o transmitidas de boca en boca por familiares, amigos y conocidos. A veces, la obsesión por perder peso nos lleva a seguir dietas que pueden llegar a ser peligrosas para la salud, pues aseguran una rápida pérdida de kilos en poco tiempo. Esta pérdida de peso solo es temporal, pues una vez se deja de seguir cualquiera de ellas, se recupera igual de rápido todo lo perdido ya que con estas dietas disociadas y restrictivas se pierden minerales, proteínas y líquidos, y no grasas, que es realmente lo que hay que perder si se quiere mantener el peso deseado. Seguir estas dietas durante un tiempo prolongado provoca en el organismo un déficit de los nutrientes necesarios para que el cuerpo funcione correctamente, de tal manera, que se puede llegar a sufrir insomnio, anemia, envejecimiento prematuro, desequilibrios hormonales, mal funcionamiento de los riñones, problemas de estómago, desarreglos de la alimentación y un largo etcétera de ellos. Es muy importante no dejarse llevar por estas dietas “milagrosas” y entender que el objetivo de seguir una dieta no es solamente perder aquellos kilos que nos sobran, sino cambiar nuestros hábitos alimenticios y aprender a comer para que no recuperemos el peso perdido y además logremos no ser víctimas de ciertas enfermedades relacionadas con los problemas de sobrepeso: hipertensión, problemas respiratorios, cardiovasculares,… En ocasiones, estas dietas también se combinan con productos que se publicitan con efectos adelgazantes, rápidamente visibles: cremas, infusiones, cápsulas,… Éstos pueden resultar peligrosos para la salud si no se toman bajo el control médico adecuado. En la mayor parte de las ocasiones solo sirven para perder dinero, y no kilos.  Adelgazar, por tanto, es un proceso gradual e individual, que tiene que llevarse a cabo con la ayuda del especialista, el cual determinará el origen del sobrepeso y planificará una dieta específica para cada paciente, además de establecer la cantidad máxima de kilos que puedan perderse de forma saludable a la semana (nunca más de 1).

Alimentos light

Categoría: Adelgazamiento , Alimentación
17 Octubre, 2008 .
En España aparecieron por primera vez en los años 80, acompañando a una moda que estaba empezando a establecerse entre gran parte de la sociedad, y que actualmente está en pleno auge: el cuidado del cuerpo. La aparición de este tipo de alimentos se convirtió tanto aquí en España, como fuera de nuestro país, en un gran descubrimiento para todo aquél que se planteaba la necesidad de adelgazar.  Se trata de alimentos que tienen un bajo valor calórico, debido a que tienen un contenido de glúcidos, grasas y de sodio reducido. Con la palabra light que en inglés significa ligero, se está indicando que ese producto ha reducido por lo menos su valor energético un 30% con respecto al producto de referencia. Cualquiera al que se le pregunte sobre ellos, sabe lo que son, sin embargo existen muchas creencias erróneas acerca de ellos. No se trata de alimentos milagrosos, ni son alimentos con los que se adelgaza o con los que no se engorda absolutamente nada. De hecho, debido a que se han puesto de moda, muchas marcas de alimentos lanzan al mercado productos con la etiqueta de light cuando en realidad no lo son, llegando incluso a tener igual o más calorías que los de referencia. También pueden llegar a incrementar el apetito, ya que engañan al cerebro, debido a que éste asimila que se ha tomado alimento pero al no contener calorías provoca la aparición de la sensación de hambre. El consumo de estos productos, no se puede decir que sea ni bueno ni malo, únicamente antes de comprar un producto de este tipo es necesario leer bien la etiqueta, con el fin de comprobar que realmente se trata de productos de valor calórico reducido. Debido a que veces resulta muy difícil traducir el significado de las etiquetas, puede ser aconsejable acudir a un especialista en nutrición y dietética que nos oriente acerca de su consumo, así como de los hábitos alimenticios más correctos. De todas maneras, la opción más correcta para perder kilos sigue siendo, sin lugar a duda, combinar una alimentación sana y saludable con la práctica regular de algún tipo de ejercicio físico.

La obesidad en niños y adolescentes

Categoría: Adelgazamiento , Alimentación , Tratamientos
9 Septiembre, 2008 .
La obesidad infantil es, sin duda, una de las enfermedades que más está creciendo en la actualidad, tanto en nuestro país como en el resto de los países desarrollados. La causa principal de que se produzca obesidad en un menor es, en la mayoría de los casos, los malos hábitos alimenticios que éste haya adquirido. Estos hábitos suelen ser el excesivo agrado por alimentos ricos en grasas y el rechazo de alimentos nutritivos como las frutas o las verduras. Por otra parte, el sedentarismo también favorece en gran medida la aparición de la obesidad en los más jóvenes. Horas frente a la televisión, el ordenador o jugando a los videojuegos restan el tiempo necesario para practicar ejercicio físico y gastar los excesos de calorías del cuerpo. De lo que se trata, por tanto, es de reeducar los malos hábitos, modificar la conducta alimentaria y motivar al niño para que pierda el peso y no lo vuelva a recuperar. Es una tarea que requiere mucha constancia y no será tan fácil como para el caso de un adulto que seguramente tendrá más motivación y más fuerza de voluntad para conseguirlo.  A estas edades no es aconsejable hacer dietas, que reduzcan el consumo de calorías, sin control médico. Es imprescindible para tratar de una forma eficaz la obesidad de un niño la ayuda de un centro de adelgazamiento especializado, pues se requieren tanto dietas adecuadas como apoyo psicológico. Además es peligroso hacerlo sin ayuda profesional porque en esta etapa de la vida llevar una dieta inadecuada pueda causar alteraciones metabólicas, de crecimiento o de desarrollo en el niño. El médico especialista tendrá en cuenta las características particulares de cada paciente y creará una dieta personalizada y equilibrada. Además de la ayuda externa es importante el apoyo de los padres en la vida diaria, ya que su ejemplo a la hora de comer de una forma saludable ayudará al niño a recuperar el peso ideal. La prevención de la obesidad en niños y adolescentes es muy importante, ya que podemos evitar la aparición de enfermedades como diabetes, problemas cardiovasculares o hipertensión, entre otros.

Comedores emocionales: comer por ansiedad

Categoría: Adelgazamiento , Alimentación
27 Julio, 2008 – 1 Comentario »
La ansiedad relacionada con la alimentación es un estado de nervios que hace su aparición en ciertos momentos del día y que nos obliga a comer en exceso sin tener hambre. La ansiedad está provocada por muchos factores: aburrimiento, estrés,… La vida de cualquier persona está regida por emociones buenas o malas, y suelen ser las malas las que más influencia tienen en nosotros. Cada persona tiene una forma de dirigir estas emociones lo cual se traduce en una manera de conducirse y comportarse ante ellas. Seguir una alimentación saludable y equilibrada o una dieta para perder peso muchas veces nos resulta imposible pues es imposible dominar las emociones que nos provocan ansiedad. Existe una relación muy fuerte entre las emociones y el peso. A veces tener sobrepeso nos lleva a padecer ansiedad, así como tener ansiedad puede originar también un aumento del peso corporal. El comedor emocional es aquél individuo que come más entre horas que en las comidas, y que encuentra consuelo en el alimento (sobre todo alimentos adictivos, como el chocolate, que producen placer cuando se comen, pero después de comerlos te sientes mal y vuelves a buscar comida). Esto es un problema, pues de forma consciente o inconsciente tienden a buscar en los alimentos la solución a los problemas que les generan ansiedad.Si eres un comedor emocional responderás que sí a cada una de estas preguntas: ¿comes sin tener hambre?, ¿cuándo comes un alimento que te gusta lo haces sin control?, ¿después de comer abundantemente tienes remordimientos?, ¿utilizas la comida como refugio cuando estás triste, enfadada,…?. Darse cuenta uno mismo de si se come por hambre o por ansiedad es el primer paso para solucionar el problema.Si después de analizar tu comportamiento descubres que es el de un comedor emocional, pon solución. ¿Cómo?. Llenando la nevera de alimentos sanos, como fruta, verduras, leche, yogures,… y evitando las tentaciones de chocolates, fritos y alimentos altos en calorías, saliendo a caminar, llamando por teléfono a un amigo o leyendo. Es fundamental aprender a controlar las emociones, para que no nos dominen, sobre todo cuando nuestra salud está en juego.

Hay que comer bien

Categoría: Adelgazamiento , Alimentación , Medicina biológica
24 Junio, 2008 .

Gracias a los alimentos, nuestro cuerpo obtiene la energía necesaria para vivir, sin embargo, en muchas ocasiones, se tiende a comer por aburrimiento o por capricho. Se come sin tener ganas.

 Comer de una forma equilibrada significa, saber exactamente lo que comemos y en qué cantidades. De esta manera los alimentos cumplirán eficazmente su función. Todos los alimentos, independientemente de la forma en la que se presenten llevan una serie de componentes gracias a los cuales nuestro organismo va a poder desarrollar una serie de funciones vitales básicas: aportar la energía necesaria a las células y servir como materia prima para que los tejidos y demás órganos del cuerpo se desarrollen. Una alimentación equilibrada, y por tanto saludable, debe estar compuesta por 7 elementos básicos: vitaminas, minerales, fibra, proteínas, grasas, carbohidratos y agua. El organismo es sabio, y se vale de dos herramientas para asegurarse que no se ingiera más cantidad de comida de la necesaria: sentir hambre y estar saciado. Muchas veces no hacemos caso a estas señales, y seguimos comiendo, lo cual deriva en sobrepeso u obesidad.Es necesario comer lo justo y necesario, pues no por comer más estamos mejor alimentados. De hecho se pueden desarrollar algunas enfermedades crónicas: hipertensión, colesterol,… Modificando algunos de nuestros hábitos e implantando otros más saludables, conseguiremos alimentarnos de una forma adecuada, que no nos lleve a coger más peso del necesario.          Es aconsejable comer de tres a cinco veces al día.         No olvidar nunca el desayuno.         Es necesario planificar diariamente nuestras comidas, y teniendo en cuenta esta planificación hacer la compra, evitando aquellos alimentos que pueden tentarnos en casa.         Sustituir ciertos alimentos, como las golosinas y los chocolates, por otros más sanos, como frutas o yogures. Siguiendo estos pocos consejos, realizar ejercicio de forma regular y olvidarse de pasar tanto tiempo en el sofá, es lo único que necesitamos para vivir de una forma más correcta.

Contacte con el Dr. Cidón si le interesan sus tratamientos o necesita más información.
También puede ponerse en contacto utilizando este formulario.


Logo de la Clínica del Doctor Cidón Madrigal
Clínica del Doctor Cidón Madrigal
Clínica en Madrid:
Dr. Cidón - Pº San Francisco de Sales,
4-2º 28003 Madrid, España
Tel.: 91.544 00 00
Clínica en Salamanca:
Dr. Cidón - Avenida de Italia
4-1º 37006 Salamanca, España
Tel.: 923.22 60 08
Tels: 91.544 00 00  /  923.22 60 08
Última actualización: 27/06/2017