Logo de la Clínica del Doctor Cidón Madrigal
Clínica del Doctor Cidón Madrigal
Consultas en Madrid y Salamanca. Pº San Francisco de Sales, 4-2º 28003 Madrid
Pida consulta llamando al:
91  544  00  00
Contacto
Envíenos su consulta
Centro médico acreditado

Archivos de Doctor Cidón para la temática de Tabaquismo

¿Qué se puede tratar con la homeopatía?

Categoría: Homeopatía , Medicina biológica , Tabaquismo , Tratamientos
27 Julio, 2008 .
La homeopatía como medicina alternativa se encuentra actualmente en constante crecimiento en todos los países del mundo, incluso en algunos está integrada dentro del sistema sanitario. Es efectiva para el tratamiento de cualquier patología, y su utilización puede llevarse a cabo tanto de forma generalizada (el mismo tratamiento para diferentes personas con el mismo problema) como individualmente (por ejemplo en el caso de la fibromialgia que se trata de forma personalizada, siendo muy eficaz en la disminución de los dolores). Aplicada para tratar alergias disminuye notablemente la intensidad de los síntomas, y la ingesta de antihistamínicos es menos necesaria. En los procesos gripales, mejora la temperatura corporal y reduce en gran medida los síntomas acelerando el proceso de curación. También se usa la homeopatía para reducir el dolor de la subida de la leche en la maternidad. Es efectiva en inflamaciones dolorosas de la piel (radiodermitis) calmando considerablemente los dolores.  Otro posible uso sería para combatir las intoxicaciones por anhídrido arsénico o para casos de diarrea aguda. En estos casos la homeopatía consigue nuevamente disminuir la duración y la intensidad de sus efectos. Igualmente está indicado para casos de hiperactividad infantil.  El tabaquismo se  puede tratar también por medio de la homeopatía, de hecho, es una de las maneras más efectivas de acabar con la ansiedad que provoca el tabaco en los fumadores.  La homeopatía es útil ante cualquier persona y cualquier patología puede verse beneficiada por ella. Válida tanto para enfermedades físicas como mentales humanas, ya se viene empleando con excelentes resultados incluso en el campo de la veterinaria. El proceso de curación y la duración del mismo varían en función del avance de la enfermedad, por eso en algunos casos se dice que la homeopatía es una terapia “lenta” cuando realmente no lo es si las patologías son tratadas a tiempo. Hoy por hoy, está considerada como un tipo de medicina moderna e innovadora, ideal para prevenir determinadas enfermedades.   

¿Por qué fumamos?

Categoría: Medicina biológica , Tabaquismo , Tratamientos
27 Julio, 2008 .
Son muchas las razones que pueden hacer que una persona empiece a fumar: simple curiosidad por conocer el sabor del tabaco, comprobar en primera persona si las leyendas del tabaco que se oyen son ciertas (que al principio marea y te dan ganas de vomitar), si tus padres o familiares cercanos fuman o si el círculo de amigos con el que te mueves también lo hace. Llegar a depender del tabaco es el resultado de pasar por estas tres fases:          En una primera fase, el fumador en potencia “tontea” con el cigarrillo buscando las sensaciones que fumar le produce, pero sin tener aún una necesidad física ni psíquica de él. Fumar aún no es un hábito pues se realiza de forma muy ocasional.         La segunda fase es la del fumador que empieza a ser tal. La persona empieza a fumar por hábito, en reuniones sociales, después de comer,… pero aún puede “controlar la dependencia”, y no siente ningún tipo de malestar si no fuma.         Los que alcanzan esta tercera fase, son los verdaderos fumadores, aquellos que si no fuman se sienten mal, y empiezan a experimentar malestar físico y psíquico, que les lleva a entrar en una vorágine de la que es difícil escapar, pues si no fuman se sienten mal pero si lo hacen cada vez lo necesitan más. El verdadero fumador, aquél que llega a la tercera fase, no utiliza ni obtiene del tabaco lo mismo, por eso podemos hablar de diferentes tipos de fumadores:          Hedonista: es aquél que disfruta del placer de fumar.         Crítico: que fuma en situaciones de crisis y estrés para relajarse.         Habitual: no tiene ninguna razón para fumar. Fuma en cualquier situación de su vida, y además bastante. Se siente mal si no está fumando.         Pasivo: sufre las consecuencias de que fumen los demás, lo cual es más peligroso pues el humo que se expulsa es mucho más perjudicial que el que se traga. Cualquier fumador se puede meter en alguna de estas categorías y no existe ninguna duda de que cualquiera puede dejar de fumar, con mayor o menor dificultad. Eso sí, siempre que realmente lo desee.

Busca una razón y déjalo

Categoría: Acupuntura , Biorresonancia , Medicina biológica , Tabaquismo , Tratamientos
27 Julio, 2008 .
Dejar de fumar no es fácil para nadie, a pesar de que a algunas personas les pueda resultar más sencillo que a otras. Lo principal para todos los que quieran dejar este mal hábito es buscar una motivación y pensar positivamente que lo van a lograr. Cualquier motivo es bueno si gracias a él se reúnen las fuerzas necesarias para dejarlo:          Salud: dejar el tabaco permite eliminar toxinas, evitar enfermedades pulmonares y cardiovasculares, favorecer que la piel recupere el brillo y la juventud perdida, mejorar el aspecto de los dientes (se vuelven amarillos con el tiempo),  no tener mal aliento,…         Economía: no fumar implica un ahorro anual muy importante.         Entorno: la familia y los amigos agradecerán el abandono de este hábito pues ellos también sufren las consecuencias y riesgos del cigarrillo, al convertirse en fumadores pasivos. Dejar de fumar es una decisión que implica mucho más que dejar de lado un cigarrillo, supone un cambio de actitud ante varios aspectos de la vida, pues a la vez que el fumador decide someterse a algún tratamiento supervisado por profesionales médicos (biorresonancia,…) es necesario que éste adopte una serie de consejos, algunos más sencillos que otros, que le ayudarán a superar el “mono” de la mejor manera posible.          Evitar las bebidas excitantes como el café, las infusiones, el alcohol o la coca cola, que impulsan a fumar.         Beber mucha agua y evitar picar entre horas, pues la ansiedad que se produce al dejar el tabaco se intenta paliar con la comida.          Tomar chicles o caramelos sin azúcar, fruta, zumos y yogures.         Preparar la comida al horno y al vapor.         Pedir la colaboración de amigos y familiares que fuman para que no lo hagan delante de él.         Establecer unos horarios fijos para comer, dormir,…Lo cual evita situaciones de estrés y cansancio que puedan impulsar a fumar.         Realizar ejercicio o alguna técnica de relajación (yoga,…). Así como encontrar alguna afición como escuchar música, leer,…         Evitar, en los primeros momentos del tratamiento, aquellas situaciones que antes se acompañaban de un cigarrillo: salir de copas con amigos,…

Etapas por las que pasa un fumador

Categoría: Tabaquismo
14 Marzo, 2008 .
Por: María José Las cifras que existen actualmente sobre el tabaco son espeluznantes: aproximadamente un 35% de la población española es fumadora, esto quiere decir que uno de cada tres españoles mayores de 15 años fuma; y uno de cada dos morirá por su culpa si no lo llegan a dejar. En España es la causa más importante de enfermedad y muerte evitable. Gracias a las campañas sanitarias de sensibilización, la imagen del fumador está cambiando. Fumar ya no es considerado como un hábito más y un símbolo de independencia y madurez, aprobado socialmente. Está empezando a considerarse como una drogadicción, aunque suene excesivamente duro decirlo, pero la verdad es que provoca una dependencia tanto física como psíquica muy fuerte, así como la aparición del síndrome de abstinencia, igual que ocurre con cualquier droga. La adicción al tabaco es un problema muy serio, y debe ser tratado por profesionales sanitarios, pues el síndrome de abstinencia al que se ve sometido un paciente que está dejando de fumar es tan fuerte que se refleja en ansiedad, tensión, somnolencia, disminución del ritmo cardíaco y la presión sanguínea, más ganas de comer y aumento del peso,… Además de que solamente el 10% de las personas que intentan dejar de fumar por su cuenta lo consiguen, mientras que el porcentaje aumenta cuando se recurre a ayuda profesional, alcanzando el 60%. Para dejar de fumar es inevitable pasar por una serie de etapas de actitud ante este hábito que hay que superar para poder llegar a la meta final: Etapa de precontemplación: es la primera fase que se encuentra un fumador, y se da en los primeros años de adicción. Todavía no ha experimentado ninguna consecuencia negativa derivada de este hábito y por tanto no existe la conciencia de estar realizando nada malo. Etapa de planteamiento: menos de la mitad de los fumadores están en esta etapa. El fumador empieza a plantearse los beneficios de dejarlo, aunque sigue fumando. Etapa de actuación: el fumador ya experimenta la conciencia de que es malo fumar y lo intenta dejar. Esta etapa puede llegar a repetirse varias veces. Etapa de consolidación o mantenimiento: es aquella que se produce cuando el fumador ha dejado de fumar más de 6 meses. No es considerado ex-fumador hasta que no pasan 12 meses. Etapa de recaída: afortunadamente son pocos los individuos que pasan a esta etapa, y aquellos que lo hacen se ven acompañados de una sensación de fracaso y pérdida de autoestima. Dejar de fumar es un proceso largo, sin embargo la ayuda profesional y los variados métodos que existen para hacerlo son herramientas muy útiles para aquellos que deciden intentarlo.

Si no puedes dejar de fumar: Déjate ayudar

Categoría: Tabaquismo
13 Febrero, 2008 .
Por: María josé Dejar de fumar, es sin lugar a dudas, una de las decisiones más difíciles de tomar para todas aquellas personas que están atadas a este mal hábito. Son muchas las ocasiones en las que un fumador habitual se plantea la pregunta de si debería dejar de fumar, pero no siempre se pone manos a la obra para conseguirlo. Cuando el futuro ex fumador, sin embargo, ha tomado seriamente la decisión de dejar de fumar se le presenta una dura tarea, que requiere constancia y romper con todos los hábitos que hasta ahora le han inducido a fumar. Dejar de fumar no se puede considerar ni difícil ni fácil, ya que depende de muchos factores inherentes al individuo: la fuerza de voluntad; el entorno que rodea al individuo; las motivaciones personales;… Así como para muchas personas, puede convertirse en una tarea de lo más sencilla, para otros es una dura cuesta arriba llena de dificultades y recaídas. Es un porcentaje muy pequeño de personas el que consigue erradicar el tabaco de su vida para siempre en poco tiempo y sin mucho esfuerzo, tan solo con la fuerza de voluntad personal, sin ninguna ayuda externa. La mayoría de personas, quizás, necesiten de la ayuda de amigos, familiares o profesional médico. Hoy en día existen muchísimos centros médicos que cuentan con técnicas para combatir el tabaquismo. Por eso, no hay que desanimarse, ya que el fumador puede contar con métodos como parches de nicotina, técnicas psicológicas, acupuntura, homeopatía, hipnosis, biorresonancia, etc. Estos métodos, la mayoría de las veces dan increíbles resultados, sobre todo, cuando se combinan varías terapias. Con una combinación, por ejemplo, de biorresonancia, acupuntura e hipnosis, sería muy difícil que un candidato concienciado para dejar de fumar, no lo consiguiera. La clave del éxito es simplemente que realmente uno quiera y tenga motivos suficientes para abandonar el tabaco. El primer paso es el más importante: tomar la decisión de dejarlo.

Contacte con el Dr. Cidón si le interesan sus tratamientos o necesita más información.
También puede ponerse en contacto utilizando este formulario.


Logo de la Clínica del Doctor Cidón Madrigal
Clínica del Doctor Cidón Madrigal
Clínica en Madrid:
Dr. Cidón - Pº San Francisco de Sales,
4-2º 28003 Madrid, España
Tel.: 91.544 00 00
Clínica en Salamanca:
Dr. Cidón - Avenida de Italia
4-1º 37006 Salamanca, España
Tel.: 923.22 60 08
Tels: 91.544 00 00  /  923.22 60 08
Última actualización: 27/06/2017