Logo de la Clínica del Doctor Cidón Madrigal
Clínica del Doctor Cidón Madrigal
Consultas en Madrid y Salamanca. Pº San Francisco de Sales, 4-2º 28003 Madrid
Pida consulta llamando al:
91  544  00  00
Centro médico acreditado


El Adelanto 21-09-1985

Obesidad y celulitis: el fracaso de las dietas

Se ha hablado y escrito tanto en revistas del corazón de cómo menganita o fulanita han encontrado un truco para adelgazar… Como si la obesidad tuviera una sola causa. Lo cierto es que está demostrado que es un estado patológico caracterizado por un exceso de peso debido a un exceso de grasas. No hay especialista médico que no viva el problema del enfermo obeso en el difícil intento de corregir el sobrepeso de sus pacientes.

El motivo fundamental de la obesidad radica en el programa celular a nivel genético, por eso siempre habrá gente gruesa y gente delgada. Además hay que distinguir entre obesidad por aumento del número de adipocitos (células grasas) y obesidad por aumento del volumen de esos adipocitos.

Es posible luchar contra el aumento del volumen de estos adipocitos, pero no contra el número, porque éste se establece en el transcurso del primer año de vida. Por este motivo es importantísimo cuidar bien la alimentación del niño durante este período, ya que el programa celular va a quedar establecido para toda la vida.

Exceso de aportación calórica

En cuanto al mecanismo de producción de exceso de grasa, hay que tener en cuenta que la obesidad se constituye bajo un conjunto de condiciones cuyo elemento fundamental será el exceso de aportación calórica, con arreglo a las necesidades del organismo. La estabilidad del peso depende del equilibrio entre la aportación calórica y el gasto de esas calorías por parte del organismo.

De manera empírica se cifra en el 30% la diferencia entre lo que entra y lo que se va gastando a través del ejercicio físico o por las necesidades energéticas del organismo, de ahí que el peso aumente. Esto sucede porque, desde el punto de vista fisiológico, el mecanismo del desencadenamiento del hambre en el organismo radica a nivel del hipotálamo, donde existen dos centros; uno del hambre y otro de la saciedad, los cuales se ponen en funcionamiento por el nivel en sangre de la delta-glucosa, que normalmente es de un gramo por litro.

Cuando hay más de un gramo por litro, el centro de apetito permanece cerrado, pero cuando hay menos, el centro del hambre se activa, con lo cual hay necesidad de comer. Ahí es donde está la bisagra del mecanismo.

Para adelgazar tendríamos que poder actuar sobre el programa celular. Sería maravilloso, porque de esta manera no habría nunca más obesos. Como esto, de momento, es irrealizable, lo que podemos hacer es engañar al organismo, mediante la utilización de auriculomedicina y fórmulas homeopáticas, que en cualquier caso serían totalmente individuales para cada sujeto, ya que las dietas son tan impersonales que nunca podrán aplicase a un mismo tipo de población obesa.

La obesidad, una enfermedad

La obesidad hay que considerarla como una enfermedad, ya que existe una perturbación en el organismo que provoca un desarreglo en el metabolismo. Por este motivo , la medicina homeopática confía en el organismo y en sus mecanismos naturales de acción, por lo que administra al enfermo fármacos de la misma naturaleza que los organismos productores de la enfermedad, en espera de que el cuerpo del enfermo reaccione contra los agentes nocivos. Con este procedimiento se puede adelgazar un kilo por semana. Además, el sujeto adelgaza sin dieta y comiendo de todo.

En cuanto a la “celulitis”, se manifiesta casi exclusivamente en el sexo femenino y es el problema estético que más preocupa a las mujeres. Ocho de cada diez la padecen, la han padecido o la padecerán.

Es erróneo creer que esta antiestética afección es resultado de la vida moderna, porque también las mujeres de antaño la sufrían. Se reconoce por el aspecto de corteza de naranja del cutis, pues la superficie de la piel es irregular y cuando se palpa se perciben los nódulos subcutáneos como granos de arroz.

“La piel de naranja” de la celulitis

Es habitual comprobar que tanto los profesionales como el público en general, confunden la celulitis con la obesidad. Si esto fuese cierto, las dietas hipocalóricas deberían corregir ese problema estético, pero es sabido que, aunque la persona pierda peso, la “piel de naranja” subsiste. Es más, cuando la obesa normaliza su peso con un tratamiento adecuado, muchas veces aparece el acolchamiento de la piel que estaba oculto por el abundante panículo adiposo. Este fenómeno se observó en gran número de mujeres liberadas de campos de concentración al final de la Segunda Guerra Mundial en las que había subsistido la acumulación de grasa, tipo “pantalón de montar”.

En el tratamiento de la celulitis se recurre a la mesoterapia, consistente en la administración de medicamentos en el organismo, realizado por medio de punciones o multipunciones simultáneas, introducidas de forma intradérmica o subcutánea. El doctor Pistor, al hablar de esta nueva metodología terapéutica, dice haberla bautizada así “porque las inyecciones se administran en los tejidos derivados el mesodermo. También porque las dosis que se emplean son intermedias entre la fuerza de ataque, propia de los fármacos alopáticos y la infinitesimal de lo medicamentos homeopáticos. Finalmente, dice Pistor, porque el tratamiento ataca a la patología en su justa localización, por su efecto de acupuntura.

Ver artículo:

Artículo Cidón obesidad celulitis dietas

Última Actualización: 27/06/2017


Contacte con el Dr. Cidón si le interesan sus tratamientos o necesita más información.
También puede ponerse en contacto utilizando este formulario.


Logo de la Clínica del Doctor Cidón Madrigal
Clínica del Doctor Cidón Madrigal
Clínica en Madrid:
Dr. Cidón - Pº San Francisco de Sales,
4-2º 28003 Madrid, España
Tel.: 91.544 00 00
Clínica en Salamanca:
Dr. Cidón - Avenida de Italia
4-1º 37006 Salamanca, España
Tel.: 923.22 60 08
Tels: 91.544 00 00  /  923.22 60 08
Última actualización: 27/06/2017