Logo de la Clínica del Doctor Cidón Madrigal
Clínica del Doctor Cidón Madrigal
Consultas en Madrid y Salamanca. Pº San Francisco de Sales, 4-2º 28003 Madrid
Pida consulta llamando al:
91  544  00  00
Envíenos su consulta
Centro médico acreditado


¿Por qué no funcionan las dietas hipocalóricas?

Las dietas hipocalóricas, que, desgraciadamente, se siguen utilizando por una mayoría considerable de médicos y de instituciones sanitarias, no solamente no resultan efectivas sino que a veces pueden ocasionar daños a la salud y por si fuera poco, al abandonarlas se recuperan más kilos que los perdidos (fenómeno conocido como efecto yo-yo). La explicación se basa en que nuestro Sistema Nervioso Central se encuentra programado desde el hombre primitivo, de forma que cuando detecta una insuficiencia de calorías aportadas por los alimentos, desencadena una serie de mecanismos homeostáticos. Para proteger nuestra salud nuestro organismo dispone de un instrumento de ahorro energético, denominado metabolismo basal, consistente en proporcionar la cantidad mínima de energía necesaria para mantener nuestras actividades corporales. Por eso, cuando se lleva a cabo una restricción energética o de calorías, es decir, cuando la persona inicia una dieta para perder peso, el organismo pone en marcha una serie de mecanismos con el fin de compensar dicho déficit de energía lo que implica que el cuerpo comience a movilizar sus reservas de energía del siguiente modo:

– En primer lugar se recurre al glucógeno almacenado en el hígado. A partir de este glucógeno nuestro cuerpo obtiene glucosa, un hidrato de carbono que es nuestro principal combustible energético, en especial del sistema nervioso y de las células sanguíneas. Al romperse el glucógeno para la obtención de glucosa se libera gran cantidad de agua que se eliminará por la vía renal.

– En segundo lugar, como nuestras reservas de glucógeno son limitadas, el cuerpo recurre a las proteínas del músculo como fuente alternativa de energía. El músculo es el tejido que mayor cantidad de agua contiene por lo que con la utilización energética de las proteínas, también tiene lugar la liberación de gran cantidad de agua junto con minerales y sustancias tóxicas derivadas de su metabolismo como la urea y el ácido úrico.

– Y en tercer lugar, se acude a los depósitos de grasa, pero sólo a partir de las dos semanas de la realización de una dieta hipocalórica. La grasa es lo que en realidad interesa eliminar, puesto que su exceso en el cuerpo es el verdadero responsable del sobrepeso y de la obesidad.

Por tanto, con las dietas hipocalóricas, se pierde peso y volumen a expensas de glucógeno, proteínas, agua y minerales y no de grasa. Al terminar o abandonar la dieta, la persona recupera el peso o los kilos perdidos con gran facilidad y en poco tiempo ya que de nuevo se rehidratan los tejidos y se aumenta la ingesta de calorías.

Otro elemento que colabora a este efecto yo-yo es la evidencia de que estas dietas no corrigen los malos hábitos de alimentación de la persona, ni los desequilibrios que le han llevado a esa persona al exceso de peso.

A pesar de que la obesidad se atribuye entre otras causas al exceso de calorías, sin embargo, se encuentra más relacionada con en el depósito/almacén de la grasa como consecuencia de las acciones polifacéticas de las hormonas insulina y glucagón. Tanto la insulina como el glucagón ejercen una influencia profunda en todos los procesos metabólicos, pero especialmente en los que se relacionan con el depósito/almacén de la grasa oxidada y en el desarrollo de la obesidad. Hay que ser conscientes de que la obesidad no es un problema de más o menos calorías, sino de metabolismo.

Cuando se consume cualquier alimento, el organismo puede oxidarlo para producir energía en forma de ATP (adenosin-trifosfato), almacenarlo como grasa corporal en las células grasas o acumularlo como glucógeno en el hígado y los músculos para un uso posterior.

A través de una selección específica de alimentos, según el método del Dr. Cidón, se puede determinar qué camino predomina. En vez de permitir que nuestra bioquímica nos controle, debemos intentar regularla.

 

© Copyright. Información extraída de los libros: “El Libro de Oro de las Dietas”, “La Dieta Perfecta”, “La Dieta del Dr. Cidón” y “La Dieta 5+2” del Dr. Cidón Madrigal

 

Última Actualización: 13/11/2018


Contacte con el Dr. Cidón si le interesan sus tratamientos o necesita más información.
También puede ponerse en contacto utilizando este formulario.


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Logo de la Clínica del Doctor Cidón Madrigal
Clínica del Doctor Cidón Madrigal
Clínica en Madrid:
Dr. Cidón - Pº San Francisco de Sales,
4-2º 28003 Madrid, España
Tel.: 91.544 00 00
Clínica en Salamanca:
Dr. Cidón - Avenida de Italia
4-1º 37006 Salamanca, España
Tel.: 923.22 60 08
Tels: 91.544 00 00  /  923.22 60 08
Última actualización: 13/11/2018